viernes, 14 de noviembre de 2008

Viernes 14 de Noviembre Alexandra Domínguez en el Ateneo



La buena poeta y pintora Alexandra Domínguez, con esa paz que tiene su persona y su verbo, estará la noche del viernes 14 de noviembre en el Ateneo de Madrid leyendo sus poemas originales y chamánicos.

Como siempre, a las 22.30.


Mi amigo Eliot tuvo un sueño


Mi amigo Eliot tuvo un sueño, yo soñé ese sueño.

Era una emigrante de Dakar, en Dakar los emigrantes no tiene equipaje,

apenas un manojillo de hierba para los elefantes, apenas un diente de león

colgado al cuello. Eliot llevaba su hierba de algodón, un pijama viejo

como cebra rayada por el peine de la sabana los días de viento.

Un paquete de cigarrillos no es gran cosa, pero en Dakar el humo,

el humo en Dakar vale lo que la niebla en Londres,

un billete con la reina de Inglaterra lo mismo que una piel de búfalo,

unas gafas lo mismo que un tambor de adobe y cuero.

Mi amigo Eliot tuvo un sueño, andaba confundido en ese sueño,

miraba hacia las llanuras y no veía el Támesis,

hablaba con los aduaneros, gritaba a las jirafas, ponía telegramas,

las gacelas llevaban de una parte a otra sus recados, las hienas

extendían su rumor por cada cabaña de los poblados.

Ciertamente Eliot andaba confundido en ese sueño,

nadie podía hacer ya nada, el leopardo dijo: yo no puedo hacer nada,

Pound mandó recado: Eliot, dicen que estoy loco, no puedo hacer nada ya.

Yo soñé ese sueño, entraba en el hotel, el jaguar tenía guantes blancos,

en Dakar las nueces tienen un gusano turquesa parecido a un labio,

los labios en Dakar cantan a Paul Harrison, las avestruces visten de Cartier.

Abría los ojos y veía el contrabajo de los hipopótamos,

cerraba los ojos y le perseguía un cuerno,

a veces pensaba: esto ha de ser el National Museum,

esto ha de ser Kensington Road esquina Ennismore Gardens.

Ciertamente Eliot andaba confundido en ese sueño,

confundido como nadie antes se había confundido en otro sueño.

En las praderas no había cabinas telefónicas,

en los almacenes no había almidón para las camisas,

sin exagerar, Eliot andaba bastante confundido en ese sueño.

Leía su Tierra Baldía a la tierra baldía, lo tomaron por chamán

cuando comenzó a llover, lo tomaron por loco cuando comenzó a nevar.

En Dakar nieva una vez cada cuatro mil años, pero tocó ese día,

en Dakar un reloj vale lo mismo que la raya de un árbol contra el sol,

unos zapatos lo mismo que un puñado de arena,

un violín lo mismo que una cuerda de cáñamo.

Mi amigo Eliot tuvo un sueño, yo soñé ese sueño:

Hyde Park, los elefantes blancos, Green Park, los rinocerontes negros.


 
  Reactions:

comments

0 Responses to "Viernes 14 de Noviembre Alexandra Domínguez en el Ateneo"
 

Copyright 2009 All Rights Reserved Revolution Two Church theme by Brian Gardner | Blogger template converted & enhanced by eBlog Templates