jueves, 12 de febrero de 2009

Sale a la venta "Poemas de amor" de Anne Sexton traducido por Ben Clark



Sorpresa en mi buzón, lleno, a punto de estallar, algo excitado en el intercambio de roles. Acaba de salir al mercado un nuevo libro de Anne Sexton. En este caso se trata de Poemas de amor, libro que publicó en 1969 y que es el siguiente cronológicamente a Vive o muere. Las casualidades existen.

Con absoluta justicia ha rescatado el buen poeta y amigo Ben Clark este poemario porque se trata de un libro excelente, mal entendido en su tiempo por la crítica americana e inglesa. La publicación, con una portada sugerente, la realiza la editorial gallega Linteo, responsable, entre otras cosas, de aquella magnífica edición de la poesía completa de Salvatore Quasimodo.

Dejo aquí dos poemas del libro como prueba de fe y agradezco a Ben la sorpresa. Y la traducción.


El toque

Meses permaneció mi mano aislada
en una lata. No había nada allí salvo rejas de metro.
Quizá esté magullada, pensé,
y es por eso que la han encerrado.
Pero cuando miré yacía en silencio.
Se podría medir con esto el tiempo, pensé,
como con un reloj, por sus cinco nudillos
y las finas venas subterráneas.
Allí yacía, como una mujer inconsciente,
alimentada por tubos que no conoce.

La mano se había colapsado,
diminuta paloma salvaje
entrada en reclusión.
Le di la vuelta y la palma era vieja,
con líneas finamente bordadas
y puntadas subiendo por los dedos.
Era gruesa y blanda y ciega en algunos sitios.
Tan solo vulnerable.

Y todo esto es metáfora.
Una mano corriente, sólo que añorando
tocar algo que pueda devolver
el toque.
La perra no lo hará.
Mueve el rabo en la ciénaga mientras busca una rana.
No soy mejor que una lata de comida de perro.
Ella es dueña de su propia hambre.
No lo harán mis hermanas.
Viven en la escuela, salvo para botones
y lágrimas que corren como la limonada.
Mi padre no lo hará.
Él viene con la casa e incluso de noche
habita una máquina que fabricó mi madre
y bien engrasada por su trabajo, su trabajo.

El problema es
que dejé que mis gestos se congelaran.
El problema no estaba
en la cocina ni en los tulipanes,
tan sólo en mi cabeza, mi cabeza.

Después todo fue historia.
Tu mano se encontró la mía.
La vida corrió hasta mis dedos como un coágulo.
Oh, carpintero mío,
ya están reconstruidos esos dedos.
Bailan junto a los tuyos.
Danzan ya en el desván y en Viena.
Mi mano vive sobre toda América.
No podrá detenerla ni la muerte,
la muerte derramando su sangre.
Nada la detendrá, pues es éste el reino
y el juicio final.

Del libro Poemas de amor, Ediciones Linteo, 2009.
Traducción de Ben Clark.


La balada de la masturbadora sola.

El final de la aventura es siempre la muerte.
Ella es mi taller. Ojo resbaladizo,
fuera de la tribu de mí misma mi aliento
te encuentra ausente. Horrorizo
a aquellos que están cerca. Estoy saciada.
De noche, sola, desposo la cama.

Dedo a dedo, ahora es mía.
Ella no está lejos. Ella es mi encuentro.
La sacudo como a una campana. Me reclino
en la enramada donde tú solías montarla.
Me tomaste prestada sobre las sábanas floridas.
De noche, sola, desposo la cama.

Toma, por ejemplo, esta noche amor mío,
en la que todas las parejas juntan
con giros compartidos, debajo, arriba,
el abundante dos en esponja y pluma,
arrodillándose y empujando, cabeza con cabeza.
De noche, sola, desposo la cama.

Salgo de mi cuerpo de esta forma,
un milagro molesto. ¿Podría
exhibir el mercado de los sueños?
Estoy extendida. Me crucifico.
Mi pequeña ciruela fue lo que dijiste.
De noche, sola, desposo la cama.

Entonces vino mi rival del ojo morado.
La mujer de agua, alzándose en la playa,
un piano en la punta de sus dedos, vergüenza
en sus labios y un discurso de flauta.
Y yo era la escoba de las rodillas pegadas.
De noche, sola, desposo la cama.

Ella te agarró como una mujer agarra
un vestido de saldo de un estante
y yo me rompí igual que una piedra.
Te devuelvo tus libros, tu sedal.
El periódico de hoy dice que te has casado.
De noche, sola, desposo la cama.

Chicos y chicas son uno esta noche.
Se desabrochan blusas. Se bajan las braguetas.
Se quitan los zapatos. Apagan la luz.
Las trémulas criaturas están llenas de mentiras.
Se comen mutuamente, bien saciadas.
De noche, sola, desposo la cama.

Del libro Poemas de amor, Ediciones Linteo, 2009.
Traducción de Ben Clark.

 
  Reactions:

comments

4 Responses to "Sale a la venta "Poemas de amor" de Anne Sexton traducido por Ben Clark"
  1. SONIA FIDES dijo...
    9 de febrero de 2009, 12:58

    Pues habrá que ir a comprarlo pintando.

    Un abrazo súper.

  2. Julio Mas Alcaraz dijo...
    10 de febrero de 2009, 0:44

    Pero qué buena lectora eres, Sonia. Ya verás como te gusta mucho. Realmente es increíble que estuviera inédita a nivel de poemarios completos. Gracias por tu apoyo. Otro abrazo fuerte para ti.

  3. Ismael Cabezas dijo...
    16 de febrero de 2009, 6:01

    Somos muchos los lectores de Anne Sexton que tenemos alguna edición de "The complete poems" en inglés, por amor a su poesía y luchamos con su lengua para entenderla. Las traducciones eran ya tan necesarias que su ausencian ponían en descrédito el panorama poético español, donde los mismos publican mucha mala poesía y se ignoran los grandes poetas de fuera.

  4. Julio Mas Alcaraz dijo...
    20 de febrero de 2009, 0:24

    Querido Ismael:

    Creo que mala poesía se publica en todas partes, incluyendo los Estados Unidos. Premios prestigiosos como el "Yale Series of Younger Poets" han bajado bastante de calidad en los últimos años, a mi modesto entender. En España creo que tenemos un nivel muy bueno, aunque es evidente que entre tanto libro, como en todo arte, hay de todo. Mi paseo anual por ARCO fue, en su mayoría, decepcionante. Pero había algunas obras excelentes, a veces escondidas. 2008 fue un año bueno de poesía española. Disfrutemos de lo propio y de lo ajeno, porque aunque suene a tópico, la poesía tiene la condición de apátrida.

 

Copyright 2009 All Rights Reserved Revolution Two Church theme by Brian Gardner | Blogger template converted & enhanced by eBlog Templates